Archivo de la categoría: EVANGELIZACIÓN DE LA CULTURA

Evangelización de la cultura

Evangelización de la cultura

EVANGELIZACIÓN DE LA CULTURA

  1. ¿Cómo prepararnos para la gran aventura de evangelizar la cultura?
  1. Viviendo auténticamente la radicalidad evangélica

  Creo que a una de las conclusiones válidas a las que puede llegar todo cristiano usando de su sentido común, es que no basta decirse “cristiano” para serlo de verdad.

 Para ser cristiano de verdad no sólo hay que tener fe, sino que hay que vivir de acuerdo a ella.

 No basta ser piadoso y participar de la Misa dominical. Además, hay que ser COHERENTE con la fe en todo lo que uno hace, de la mañana a la noche. Seguir leyendo

Los santos patronos

En la acepción litúrgica, por patrono se entiende la Bienaventurada Virgen María, el Santo o el Beato que por una antigua tradición o por una legítima institución se celebra como protector o intercesor ante Dios.

El patrono se distingue del título o titular (que da nombre) de una iglesia, de una congregación, de una comunidad, aún cuando el título en cierto modo supone un patronato.

Seguir leyendo

Naturaleza y misión del laicado católico

4. Naturaleza y misión del laicado católico[1].

Somos Cristo por el Bautismo, y en esto se fundamenta toda vocación, sobre todo la vocación laical, pero es nuestra tarea serlo en plenitud, muriendo y viviendo, como dice San Pablo: haced de cuenta que estáis muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús (Rom 6,11), y como dice San Pe­dro: Llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que, muertos al pecado, viviéramos para la justicia… (1Pe 2,24). «Sólo captando la misteriosa riqueza que Dios dona al cristiano en el santo Bautismo, es posible delinear la figura del fiel laico» Seguir leyendo

La Obra de Dios en América: 500 años de Evangelización

LA OBRA DE DIOS EN AMERICA: 

500 AÑOS DE EVANGELIZACIÓN[1]

 

 

  1. Introducción.

Quiero abordar este tema desde un punto de vista del todo particular, pero que es el más real y verdadero enfoque con el que debe ser juzgada la obra de la evangelización de América: este punto de vista es el de Dios, ya que como dice San Pablo: “ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios que hace crecer” (1 Cor 3,7).

Seguir leyendo